pájaro de invierno



pájaros de invierno

de Genoveva Serra Caselles


LA NIÑA

Había una vez una niña, al mismo tiempo dulce, pelirroja por fuera y muy oscura por dentro.

Era mala, muy mala. Siempre golpeaba, siempre mordía, daba patadas y arañaba.

librobild

Y yo le dije, un día por fin:
¿Porqué haces eso, dímelo a mí? Y ella contestó: Porque nadie me hace caso, porque nadie me quiere, ni está a mi lado.

librobild

Y yo le contesté:
Ya no llores, ya no golpees, yo estaré aquí y un beso te daré, para que te duermas sin lágrimas, y todo el amor de mi alma te entregaré.



Genoveva Serra Caselles, 2014

eiskristalle


PUEDO ...


Puedo ser tan tierna como el pan
y tan dulce como la miel.

Puedo llevar falda, soltarme el pelo,
reír y saltar, cantar o llorar.

Puedo ser guapa o tal vez fea,
irónica, risueña, rebelde
y enredada a tu cuello susurrar.

squirrel

Y también puedo ser coqueta, pecosa,
con chispa y un toque de agua de mar
que al olerlo signifique amar.

Pero lo que nunca me verás a hacer
es llorar si un día te veo marchar.



Genoveva Serra Caselles, 2014

eiskristalle


La Palabra

He vendido una palabra,
era fea, me molestaba.

Si la dices ante mí, lo lamento,
me hace daño.
Si la pronuncio ante tí, te hiere, te duele.

No quiero oírla, no la pronuncies más. Pues es triste y encierra orgullo, pena y soledad. Apártala de tí, ruega que no vuelva a mí y que pronto la olvidemos, juntos en el tiempo.

librobild

Ah, no lo he dicho,
esa palabra es … Vete.



Genoveva Serra Caselles, 2014

eiskristalle


Mil Hojas

Miro las hojas de los árboles,
ellas saben que no han de caer.
Se mueven de un lado a otro sin cesar,
aferradas a las ramitas.
El tiempo de desprenderse ya pasó.
Llegó la primavera y llegará el verano.
Es el momento del movimiento,
de jugar con el viento.

Se balancean como en los columpios
y enseñan en sus dos caras los colores.
Los rayos del Sol dejan ver los platas y verdes,
algunos rojos y rosados.
Escondiéndose y asomándose,
con juegos que solo ellas saben interpretar.

Yo quiero moverme como las hojas con el viento,
dejar que los rayos lleguen a mi
y me den todos los colores.
Yo quiero saber cuando debo o no desprenderme
de las ramitas,
brillar, bailar y reír en un movimiento sin fin.



Genoveva Serra Caselles, 2014

eiskristalle


La luna ilumina

Si la luna te mira  
y la haces tu amiga, enciende tu vida y te ilumina. 
Si le pides ayuda te guía y te da alegría, 
cuando un día le sonríes  
callada te avisa 
y templada se vuelve su risa. 

Si la luna te mira  
bonita quedas y bendecida, 
si la tocas, ella te acaricia, 
si guiarte quiere,  
a tus brazos llega encantadora. 

Si la luna te mira 
la brisa es dulce, el despertar sereno, 
la ternura sumisa y el cariño eterno. 
Si cierras los ojos ella te lleva por el cielo 
y te descubre el universo. 

	Mírala esta noche y espera, 
quizá … 
	
	Si la luna te mira.


Genoveva Serra Caselles, 2014

eiskristalle

SED DE FLORES


Vuelve el hambre y se aleja la sal de aguas no cristalinas.

La alegría brota entre todas las flores encerrada en muchos jarrones.

En las fuentes primaverales se acurrucan las libélulas, mariposas...

satisfacen su sed, y yo con ellas, entremezclo la dulzura
satisfecha y todos los encantos convertidos en colores.

Brindo por todos aquellos que no están y que nunca,
nunca me lastimarán, los envidiosos, los cretinos,
los miserables de corazón y por los que tuve tanto que llorar.

Una puerta pues se abre con elfas de suaves pecas,
luciérnagas vespertinas y hadas en aguas de cristal.

pétalos



¡¡¡Bienvenidas!!!



Genoveva Serra Caselles, 2014

eiskristalle



EL UNIVERSO

¿Qué compraría para hacerme feliz?

Veo muchas cosas, hay muchas cosas... Pero no tengo dinero. Qué bonitas son y ¿qué haré? Estoy triste, no las podré comprar. Me alejaba por las calles y veía luces y luces. Y yo …

Hasta que después de un ratito pensé: ¡Ya está! Le diré a una hormiguita que conozco que me haga cosquillas y así sonreiré. Mi corazón estará alegre y podré seguir más ligera de deseos y esperanzas. Pero ellos no se irán, se quedarán a la espera y entonces suavemente sonriendo y disfrutando, todo será dulce y aparecerán las cosas buenas y cantaré.

El Universo dirá: -Sí, todo es para ti, puedes alcanzarlo y yo diré … -No, ahora no. Ya puedo, sí, pero soy feliz con unas cosquillas en mi nariz, con una hormiguita en mi jardín y con mil sueños que me esperan.

-Qué sí, qué sí, y la música de un violín.



Genoveva Serra Caselles, 2014

eiskristalle
longway

soñé

Anoche soñé que volvías.
Cuando desperté sentí una profunda tristeza
y le pedí al sueño volver.

Que me llevara consigo de nuevo
para volverte a ver y estrujarte
y abrazarte y hacerte mio otra vez.

Anoche soñé que volvías
y que en cada rincón de mi piel
sentía tus caricias en mi ser.

Esperanzada cerré los ojos
y alargué mis brazos para encontrarte,
para que no te fueras nunca y no volverte a perder.
Soñé que te llamaba,
te buscaba y te amaba.

Soñé que te añoraba, gemía
y suspiraba y que en tu amor me quedaba.

Soñé, soñé, soñé ...



Genoveva Serra Caselles, 2014

eiskristalle


Copyright 1998 - 2014

Genoveva Serra - art

página principal