kopfbild


Prin Pris

librobild



Écrit en espagnol. Traduit en anglais et en allemand.
Un conte pour des jeunes gens en 13 chapitres.

Prin Pris

Copyright r Genoveva Serra Caselles, 1995
Reservés tous les droits.

Deposito legal V- 3481 - 1995
Valence, au mois d'Août 1995

Traduction, dessin de la couverture et lay-out:
Klaus-Dieter Zorn

     En quelque part dans la brousse africaine et joint à Prin Pris nous pouvons découvrir une forme de vie un peu singulière. Notre héros, qui a né et grandi en ce monde, son monde, a fait une ribambelle d'amis entre les petits animaux car il a peur des animaux grands. Seule dans les cas de la plus grande urgence il s'approche à eux, pour example dans ce cas-là quand les girafes étaient forcé de le secourir de la cime d'un arbre quand il avait le vertige a cause de la hauteur, ou aux éléphants qui prêtaient assistance à toute vitesse à étoffer un feu dans la brousse a près de se transformer en catastrophe. Mais c'est avec les crocodiles que jamais il n'y a rien a faire, parce qu'ils le causent affolement a Prin Pris, bien que seulement veuillent se moquer de lui, fait que el ne sait pas. On va faire conaissance avec M. Buhodín, l'espion, qui à peine pouvait esquiver le lancement d'une banane que Prin Pris avait dirigé a sa tête, et son ami de toute la vie le mieux qu'avait eu jamais. Il s'appèle Gabón, c'est un lutin suède qui l'a enseigné a danser sous la lumiére de la lune. La brousse est pleine de petits et de grands problèmes pour tous les animaux, également l'amour presque frustré de Gabón.
Et on ne veut pas du tout être induit en tentation de parler du "singe noir" ici.

     Mais voilà Prin Pris, vaillant, sage et aventureux. Il a toujours une solution pour tout, non seulement aujourd'hui mais sûrement encore à l'avenir.

librobild
librobild

     Les aventures de Prin Pris sûrement ne se terminent pas avec ce livre, parce qu'ils ne terminent non plus dans la vie même.

     Genoveva Serra est une auteur des livres simpathiques pour des gens les plus jeunes et avec l'esprit d'aventurier. Ceux qui ont déjà lu les histoires de "purement histoires" s'encontrent famliers avec le personnage de Gabón.



Premier chapitre



     En avanceant par le versant de la montagne on arriverat a la maison de Prin Pris. Quand tu est en route pour chez lui, il te faut détourner les branches des arbres et enlever les broussailles de la forêt qui poussent continuellement et que personne s'enlève jamais. Les arbres aussi ont poussé et personne n'a pas s'enlevé les branches non plus. D'accord, disons que Prin Pris est un homme qui ne peut pas perdre son temps avec les choses comme ça. Il est occupé avec des autres choses. Pour example: il sort pour chasser, ramasse des fruits de la terre, se roule dans l´herbe et il mange des escargots. Toujours il trébuche sur la même pierre et caresse a ces amis. Ceux-là sont les plus petits, il a peur aux autres et se rend nerveux quand il voit un crocodile. Il a peur aux serpents et il dance et dance au claire de lune, toujours accompagné de son ami Gabón.

     Gabón es un duende sueco, claro. El enseñó a Prin Pris a danzar a la luz de la luna. Se hicieron amigos hace mucho tiempo y lo seguirán siendo hasta el fin de sus días.

     La casa de Prin Pris es pequeña, de madera, ramas y hojas. Tiene frutas colgadas por dentro que se producen en los árboles. A veces cuando llueve, él solo tiene que arrancarlas y comerlas.

     Gabón en cambio no vive tan en el suelo como Prin Pris. Él tiene su casa en las primeras ramas de un árbol que está a pocos metros de la de su amigo.

     Por las mañanas el que se despierta primero suele despertar al otro. Así que el día que Gabón va a la casa de Prin Pris, desayunan en la casa de este, pero cuando es Prin Pris que despierta a Gabón, lo que hacen es desayunar sentados en el suelo sobre las ramas y casi siempre lo que trae Gabón, suelen ser frutas más pequeñitas y así Prin Pris protesta siempre de que quiere comer más.

     Hace un tiempo, encontró un pequeño caballo extraviado al que cuidó y le dio su cariño. Se ocupó mucho tiempo de él. Mas tarde vinieron a buscarlo y se fue con los suyos pero muchas veces el caballo vuelve ahora para verlo y pasean juntos por la pradera que hay mas cerca del río y se cuentan muchas cosas.

     En esos paseos raras veces les acompaña Gabón porque un día sin querer, el caballo le pisó un piececito y desde entonces Gabón prefiere quedarse solo o mirando a los peces en el río antes de acompañarlos. Siempre teme que se repita la historia y tiene algo de miedo.

     Prin Pris nunca le puso nombre al caballo, solo le llama su viejo amigo y ahí termina la cosa. El caballo es casi salvaje y solo deja de dar coses cuando esta paseando con Prin Pris.

     Un día en uno de estos paseos junto al río, Prin Pris quiso demostrar lo valiente que era. Y esto es lo que pasaba continuamente. Sus demostraciones de valentía que terminaban en tragedia, o casi. Otro día había llegado su amigo el caballo muy de mañana y después de comer todos juntos salieron de nuevo a dar un paseo y contarse sus penas y alegrías. Habían avanzado ya bastante, cuando llegaron a una de las orillas mas bonitas del río. Allí se respiraba el olor del agua y esta era un poco menos transparente. Prin Pris le dijo a su amigo el caballo que se detuviera pues tenía muchas ganas de tomar un baño. Se detuvieron y Prin Pris alardeando de gran nadador se fue introduciendo en el río. Sentía como iba subiendo el frío a sus piernas, pero no podía volver atrás. Su amigo el caballo le estaba mirando sabiendo ya el desenlace final. Pero allí estaba observando la situación sin moverse. A Prin Pris ya le llegaba el agua casi a la cintura y disimuladamente se iba dando piruetas en el agua. Hasta los pájaros que en aquel momento pasaban, se paraban en los árboles mirando el espectáculo y si que era digno de ver. Prin Pris haciendo el payaso y sin atreverse a meterse ni un centímetro mas. Estuvo en esta situación bastante tiempo y atraía la atención de todos, si todos, los cocodrilos también. Así que pronto se apresuraron a acercarse hacia él y también a darle un buen susto. Pues nunca en la vida le hubieran hecho ningún daño, pero Prin Pris, como desconocía el verdadero motivo de su acercamiento, empezó a nadar desesperadamente, pero al revés. Es decir, en vez de ir hacia la orilla se iba introduciendo mas.

librobild

     Era tanto el miedo que tenía que se había desorientado y no se daba cuenta que se alejaba. Al darse cuenta se quedó quieto un momento para pensar e iba hundiéndose, así que aterrorizado empezó a dar brazazos hacia la orilla llorando de miedo y dando gritos. Su amigo el caballo casi tartamudeando intentaba avisarle que todo era una broma, de que no iba a ser comido por los cocodrilos que seguían avanzando y ya habían llegado casi a rodearlo. Desesperadamente y como pudo llegó a la orilla.

     Todos se estaban riendo un poco, pero a escondidas. Nadie quería que Prin Pris los viera reírse de él.

     Pero Prin Pris ya no veía a nadie. Estaba sin aliento y así se quedó un momento. Su amigo el caballo se acercó para darle su aliento pero él, asustado, seguía nadando y dando patadas.

     Al cabo de un rato los dos amigos reanudaban su paseo. Había una diferencia. Prin Pris estaba alardeando sin parar de su proeza del río. Hablaba y hablaba mientras su amigo el caballo andaba a su lado casi con la boca abierta. Los cocodrilos por su cuenta se hartaban de risa y tragaban mas agua de lo que estaban acostumbrados, produciéndoles una tos que se oía por todo el río.


Deuxième chapitre



     Eran muchas las veces en que Prin Pris se hacía el valiente y resultaba la risa de todos los que le veían. Cuando él pasaba por delante de un grupo de animalitos, estos ya se preguntaban cual sería la próxima "barrabasada" pero a todos les caía muy simpático y en el fondo les daba mucha pena intentando siempre ser tan valiente y pasando tanto miedo.

     Él sentía ternura por los animales y los animales por él. No era capaz de matar nada, pero cuando tenía que comer así lo hacía, aunque últimamente ya no sale a cazar. Come mucha fruta y sale a pescar bastante. Así que ha cambiado sus costumbres.

     Y ocurrió uno de esos días, cuando se dirigía al río andando tranquilamente. Cambió de ruta sin darse cuenta y llegó hasta un grupo de jirafas. A todas no las conocía. Pero claro, en seguida sacó sus dotes de cautivador y empezó a moverse por ahí como un Don Juan.

     Una de las jirafas, la mas joven, le miraba extrañada. Nunca le había visto y como las jirafas son bastante serias, le parecía un "saltimbanqui". Prin Pris iba pasando por delante del grupo mientras ellas le miraban de reojo y seguían comiendo de los árboles.

     Prin Pris, claro esta, tenía que demostrar sus dotes para subirse a los árboles y lanzarse desde ellos. Así que delante de todo el grupo echo a correr y empezó a trepar a uno de los árboles más grandes.

     Primero fue el choque que se dio con el tronco. Había cogido demasiada velocidad, pero a continuación fue la gran subida al árbol. Fue tanta la impresión que recibieron las jirafas que dejaron de comer.

     Prin Pris, haciéndose el mono, subía y subía y bien, cuando ya había subido bastante alto, casi instintivamente miró abajo.

afrobild

     Pero al ver la distancia que había hasta el suelo empezó a marearse y a pedir ayuda. Las jirafas seguían ahí paradas mirándole extrañadas y muertas de risa.

     Prin Pris seguía voceando, una jirafa le dijo a la otra que debían ayudarlo, así que se acercaron y le indicaron que se agarrara del cuello de una de ellas. Así lo hizo temblando y mareado. Y al dejarlo en el suelo se quedó ahí quieto un momento.

     Después se quitó un poco de hojas de su cabeza y con una sonrisa les dio las gracias y comentó que, claro, que había comido demasiado y se sentía mareado para bajar. Enseñando los dientes y aun con las piernas temblando que casi no se mantenía en pie echo andar otra vez hacia el río.

     Cuando llegó a casa después de pescar, había anochecido ya y Gabón le esperaba a la entrada de su casa, sentadito en uno de los dos escalones.

     Así que Prin Pris se sentó al lado de su amiguito y relató la historia de aquel día. Gabón le escuchaba tan atento, con las manitas apoyadas en la cara, la historia. Según Prin Pris había transcurrido así: Viendo que una de las jirafas no llegaba a lo alto de un árbol para coger su fruta preferida, él, el gran hombre de la selva se había ofrecido para subir al árbol y bajársela, alardeando de sus grandes dotes de trepador. Subió y recogió las frutas que la jirafa quería siendo admirado y silbado por las otras jirafas. Cuando preguntó a Gabón que le había parecido la historia, este había cerrado los ojitos y se había quedado dormido. Prin Pris se preguntó toda la noche, a partir de que momento se había dormido su amiguito. Una pena. ¿No os parece?


Copyright 1998 - 2014

Genoveva Serra - art

portail